La pobreza en el siglo XXI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es muy duro reconocer que estamos sufriendo los años más duros que se recuerdan desde la guerra y la posterior recesión, hay comunidades autónomas que no han podido superar la crisis y se han estancado en una especie de letargo económico que no les permite avanzar.

Córdoba por ejemplo, es un claro ejemplo de lo que os digo, esta provincia tiene el nivel de pobreza anclada más alta de todas comunidades. Esta localidad no es que sea la más pobre de España, pero si es en la que más riesgo de pobreza hay. En el año dos mil nueve el nivel medio de ingresos por hogar había caído en las comunidades, siendo en Andalucía en la que más se ha notado. Dan buena fe de estos datos las empresas que venden productos de segunda mano, como los desguaces en cordoba, las tiendas de compra venta de objetos de segunda mano y las aplicaciones creadas para este fin.

Como los sueldos no crecen, las tasas de pobreza no disminuyen, si los miembros de una familia no trabajan no pueden salir adelante, esta lacra que llevamos, el desempleo, cada vez está destrozando mas familias, mas negocios.

Se espera que con la llegada de los turistas este año dos mil diecisiete se componga la balanza y haya un pequeño respiro para estas familias andaluzas que tan mal lo están pasando. Uno de los sectores más castigados de la crisis fue el de la hostelería y la construcción, estos sectores son los que necesitan más remonte en la actualidad, por eso los ayuntamientos de las localidades con costas, preparan sus playas para que la afluencia de turistas sea constante y puedan así sacar la cabeza de este pozo en el que andamos metidos. Desde el año dos mil diez se ve un ligero incremento sobre todo en las fechas estivales de personas empleadas, cosa que varia al llegar octubre, ya que la mejoría se debe a los turistas y los consumos que van unidas a estas fechas.

Todas las localidades andaluzas tienen un gran porcentaje de pobreza por lo que muchos de los trabajadores decidieron emigrar hace años en busca de nuevos horizontes, estas personas ya no volverán, por lo que Andalucía también tiene el porcentaje más alto de emigraciones a países vecinos en busca de una vida mejor. En pleno siglo XXI no podemos permitir que nuestros jóvenes se marchen. Hagamos algo ya.