Protección segura para obreros y técnicos de construcción

Posiblemente los obreros y técnicos de construcción son dos de los puestos de trabajo en los que te expones a un mayor número de riesgos, por lo cual, son dos de los puestos de trabajo en los que resulta más importante contar con equipos de protección labora que ofrezcan la seguridad para el cuerpo necesaria.

Y es que aunque por lo general no debería ocurrir nada, es indispensable que cuenten con equipos de protección individual (EPIs) que les protejan ante cualquier riesgo que pudiera surgir, como un desprendimiento, la caída de un adoquín, etc.

Los equipos de protección individual hacen referencia a aquellos dispositivos físicos que están diseñados específicamente, para proteger a un empleado de cualquier riesgo que pudiera surgir durante el desempeño de su actividad laboral.

Realmente eficaces y totalmente obligatorios, la responsabilidad de que los empleados los utilicen es de los propios empresarios, ya que son los que deben velar por la seguridad de sus trabajadores, hasta el punto de que deben ofrecerles a los empleados estos equipos gratis.

¿Cuál es la verdadera función de los EPIs?

La verdadera función de los EPIs no es otra que prevenir cualquier posible riesgo durante la actividad laboral, así como reducir los daños que pudiera sufrir un empleado en su puesto de trabajo.

Es importante que los EPIs sean personales y no intercambiables, así como que los trabajadores cuenten con los recursos necesarios como para poder garantizar que se mantendrán en perfectas condiciones, ya que de lo contrario es posible que no resultasen tan eficaces como deberían.

Por ello es obligatorio que cada cierto tiempo, los EPIs sean revisados y analizados para garantizar que se mantienen en buen estado y que continúan siendo óptimos y seguros para la protección del empleado.

Y antes de seleccionar los equipos de protección individual que llevará cada empleado, es fundamental realizar una evaluación y análisis previo de cada puesto de trabajo, prestando atención a la actividad laboral que se desempeñará. Evidentemente, no necesitará la misma protección un obrero o técnico de obra, que un electricista o un fontanero, independientemente de que todos tengan riesgos en sus trabajos.

Totalmente necesarios, es importante utilizarlos correctamente para garantizar la mayor seguridad posible, ya que por muy bueno que sea, si un EPI no se utiliza correctamente, no aportará la protección necesaria al empleado, sino que lo que hará será aportar una falsa sensación de seguridad, lo que resulta más peligroso todavía.